los niños lo decoran todo

Los niños tienen una imaginación portentosa y como sucede en todas las mentes inquietas, sienten un deseo apremiante por cambiar la realidad que les rodea cuando la perciben como demasiado aburrida. Un buen ejemplo lo tenemos en las paredes de su cuarto. Para ellos, una pared lisa, pintada en un solo color, es un auténtico lienzo que les invita a plasmar cualquier cosa que se les ocurra o a pegar recortes, fotos o dibujos que les gustan.

habitacion-ninoPor eso se recomienda que las habitaciones de los niños se empapelen con papel dibujado que pueda gustarles y que vayan a respetar o que, directamente, tengan zonas amplias de pizarra en las que el niño pueda dar rienda suelta a su imaginación. También pueden funcionar los corchos para que pinchen ahí sus dibujos favoritos.

Lo mismo les sucede con las neveras, tan lisas, tan brillantes y tan aburridas. Disfrutarán como enanos poniendo en ellas todo tipo de imanes de nevera de publicidad los cuales, a su vez, podrán sujetar dibujos o fotografías de toda la familia. Una idea copiada de las series y películas americanas, sin duda alguna, pero que cada vez cala más en las casas españolas porque a los niños les encanta.

Ellos quieren investigar y realizar todo tipo de composiciones

Los niños son curiosos por naturaleza. Les encanta poder realizar todo tipo de composiciones, especialmente si pueden pintar con las manos o si pueden comprobar diferentes texturas. Por eso es muy común que pinten las paredes o que se pinten ellos mismos no solo con pintura, sino incluso con tierra o con cualquier producto susceptible de manchar.

Darles alternativas es una buena forma de evitar pequeños desastres. Una pizarra publicitaria de esas que regalan muchas marcas, de pequeño tamaño y que se borra fácilmente, es un excelente juguete para el niño, siempre usándola en compañía de un adulto que se asegure de que tan solo pinta en la pizarra y no en los muebles o cualquier otra cosa que considere que debe de ser decorada.

Las manualidades, una manera de estimular su imaginación

Las manualidades son una buena manera de jugar con los niños y estimular su imaginación. Ellos se lo pasarán muy bien y además es una actividad que pueden realizar junto con sus padres, una forma de ocio constructiva y que permite pasar tiempo en familia.

Se puede optar por que los niños hagan cosas para su propia habitación. Esto hará que se involucren no solo en la decoración de su cuarto, sino también en su conservación. Al hacer ellos cositas como portafotos o cubos para sus lápices, les darán mucho más valor y tendrán más cuidado para que no se estropeen que si son cosas compradas por sus padres.

Los niños quieren decorarlo todo y su imaginación no para de fluir pero, como vemos, eso no tiene por qué salirnos caro. No hay que frenar la imaginación de los niños, solo tenemos que canalizarla de una forma oportuna. Los regalos publicitarios y las manualidades son perfectas para hacerlo.