Dolor de espalda

¿Sufres de dolor de espalda? ¿Trabajas todo el día sentado? No te preocupes más. Tu espalda tiene solución: una buena silla de oficina. Tu cuerpo quiere que lo mimes.
¿Te cuidas la vista y llevas gafas? ¿Te cuidas los pies y buscas zapatos cómodos? Esos mismos criterios debes aplicar para cuidar tu espalda. Decirle adiós al dolor de lumbares, al dolor de cervicales, exige que trates con sumo cuidado y delicadeza tu columna vertebral. Piensa que todo tu cuerpo se articula en torno a tu columna. La cabeza, los brazos y las piernas tienen como hilo conductor la espalda. Mantenerla sana es una necesidad para ti.

Sillas de oficina

Ahora te preguntas qué quiere decir una buena silla de oficina. Se hace referencia a una silla que se adapte a tu cuerpo. Un respaldo que respete tu espalda. Estructura ergonómica que reproduce la anatomía de tu columna vertebral.
Debe disponer del mecanismo sincro para la regulación de la silla. En otras palabras, el respaldo y el asiento se regulan de forma coordinada como si fuera el cuerpo de una persona. ¡Fíjate en tu cuerpo¡ Cuando echas la espalda hacía atrás las piernas siguen el movimiento. Ese mismo movimiento se reproduce con el mecanismo sincro. Inclinar la espalda hacía detrás comportará que tus piernas también vayan en la misma dirección.

Sentarse bien

Has oído hablar de higiene dental, pero no sabes nada de higiene postural. Sentarse correctamente no lo sabe hacer todo el mundo. Estos consejos son muy útiles siempre y cuando dispongas de una buena silla de oficina.
El primer paso es dejar que tu cuerpo sea abrazado por la silla. La espalda bien apoyada sobre el respaldo de forma erguida. Las dos nalgas bien apoyadas en el sobre y el respaldo. No vale quedarse a mitad del asiento porque dañamos las articulaciones y dejamos de mantener una postura correcta.
El segundo paso nos lleva a los pies. Deben estar apoyados en el suelo. No pueden estar en el aire. Y debes hacer un ángulo recto con las piernas y la rodilla.
El tercer paso corresponde a los brazos. Toda buena silla debe disponer de brazos regulables en altura. Por un lado, los apoyabrazos evitan que la espalda se doble hacía delante. Son un freno ante cualquier inclinación sobre la mesa. Te obligan de forma inconsciente a mantener la columna vertebral erguida. Por el otro lado, al ser brazos regulables te permiten ubicarte correctamente en el espacio de la mesa y apoyarte en ella si corresponde. Se trata de que la espalda no se separe nunca del respaldo. La silla te sigue allí donde tu vayas gracias a poder bajar la altura de los brazos.

Ya puedes despedirte del dolor de espalda con buenas sillas oficina.

5.00 avg. rating (99% score) - 2 votes

3 Thoughts on “Acabar con el dolor de espalda.

  1. Isabel on 17 agosto, 2016 at 6:46 pm said:

    Gracias por el articulo, me ha gustado mucho y ya me estoy planteando cambiar la silla de la oficina, acabo despues de 8 horas destrozada.

  2. Marina on 18 agosto, 2016 at 8:37 am said:

    Muy buen post, son cosas lógicas pero luego no las hacemos como deberíamos! 🙂

  3. Me ha gustado mucho el articulo, creo que cambiare la silla de mi despacho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation