La luz Ultravioleta es aquella porción del espectro de luz invisible por debajo de 286nm a 400nm, y generalmente se entiende que es dañina para el ojo, posiblemente llevando a cataratas y otras enfermedades oculares como la degeneración macular asociada con la edad (AMD). El daño de la retina es el peligro más importante de la luz. Los tres tipos de daño retiniano son estructural, térmico y fotoquímico. El tipo de daño depende de la longitud de onda, el nivel de potencia y el tiempo de exposición.

Fuentes de luz UV

Mientras que la fuente primaria de luz UV es el sol, otras fuentes incluyen el flash del soldador, los terminales de pantalla de video, la iluminación fluorescente, las lámparas de vapor de mercurio de alta intensidad (para deportes nocturnos), y las lámparas de arco de xenón.

Tipos de luz UV

La luz UV se divide en tres segmentos, que se denominan A, B y C, descritos brevemente a continuación, con el fin de reducir al mínimo los daños para el ojo.

La capa de ozono de la Tierra filtra eficazmente los rayos UVC (por debajo de 286 nm).
UVB (286-320nm) es la energía solar que es la causa de las quemaduras solares y la ceguera de la nieve y es absorbida por la córnea.
El UVA (320-400nm) es la parte del espectro invisible de particular interés para los profesionales de la visión. Es la radiación más dañina de la radiación UV, y es la radiación transmitida al cristalino del ojo humano.

La melanina como protección contra la luz UV nociva

ultravioletaLos investigadores han identificado la melanina como la sustancia en la piel, el cabello y los ojos que absorbe los dañinos rayos UV y la luz azul. Es la protección solar natural del cuerpo. Las cantidades más altas de melanina proporcionan una mayor protección contra los rayos de luz dañinos, pero la melanina se pierde a medida que envejecemos. A la edad de 65 años, alrededor de la mitad de la protección ha desaparecido, aumentando la susceptibilidad a enfermedades oculares como la degeneración macular. El Schepens Eye Institute informa que “los rayos azules del espectro parecen acelerar la AMD más que otros rayos del espectro” Luces muy brillantes como la luz solar o su reflejo en el océano o el desierto pueden empeorar la degeneración macular. El Instituto recomienda que las gafas de sol protejan contra la luz azul/violeta y UV.

Al incluir melanina sintética en nuestras gafas de sol, podríamos estar compensando la pérdida de melanina a medida que envejecemos. Con estas gafas de sol, los colores se filtran en proporción a su potencial de daño, por lo que el peligro de degeneración macular puede reducirse. Muchas tiendas de óptica que venden lentes recetados ahora tienen lentes de melanina disponibles. Para una fuente en línea, vea Melanin Products de PhotoProtective Technologies, los inventores de las lentes de melanina.

¿Quién necesita protección contra la luz UV dañina? Los que trabajan o juegan al sol. Por ejemplo, trabajadores de la construcción, granjeros, camioneros, participantes y espectadores deportivos, policías, esquiadores, socorristas y visitantes de la playa.

¿Quién más? Los que se encuentran en ciertos ambientes de luz. Por ejemplo, si trabaja en un entorno iluminado brillantemente con lámparas fluorescentes o si pasa horas frente a un terminal de ordenador.

¿Alguien más? Los que toman medicamentos! Hay muchos medicamentos fotosensibilizantes en el mercado hoy en día, incluyendo ciertos tranquilizantes, diuréticos, anticonceptivos orales, antibióticos, medicamentos antidiabéticos y antihipertensivos, e incluso edulcorantes artificiales como los ciclamatos.

Pautas sobre protección UV para los ojos

Se aconseja a los visitantes del sitio web de AMDF que protejan sus ojos de la luz UV potencialmente dañina. No sólo está presente la luz UV dañina en los días soleados, sino que también está presente en los días nublados. La protección UV está disponible para lentes transparentes así como para gafas de sol. La protección UV disponible es una capa invisible que no cambia el color de la lente de las gafas.

Las afirmaciones engañosas acerca de ciertos gafas que proporcionan protección UV pueden confundir fácilmente a los consumidores. Por ejemplo, un par de gafas se pueden etiquetar como absorbente UV, pero la etiqueta puede que no indique exactamente qué cantidad de rayos UVA y UVB están bloqueados. Las gafas de sol deben llevar la etiqueta UV 400. Se recomienda protegerse de la radiación UV hasta 400 nanómetros, que se extiende en parte del espectro visible para asegurar un bloqueo completo de la luz ultravioleta. Esto es lo que distingue las gafas de sol “baratas” de las más caras.

5.00 avg. rating (99% score) - 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation